Gobierno de España. Ministerio de Hacienda Y Función Pública Secretaría General de Presupuestos y Gastos
Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.
Unión Europea
  • Inicio
  • > Fondo de solidaridad de la UE

Fondo de solidaridad de la UE

El Fondo de Solidaridad de la Unión Europea (FSUE) se creó para intervenir en caso de catástrofes naturales graves y aportar la solidaridad europea a las regiones de Europa donde se produzca un siniestro. Se creó como respuesta a las grandes inundaciones del verano de 2002 en Europa central. Desde entonces, se ha utilizado en 80 catástrofes de muy diversos tipos, como inundaciones, incendios forestales, terremotos, tormentas y sequías. Se ha ayudado a 24 países europeos con más de 500 millones de euros.

En respuesta a la pandemia de COVID-19, el 1 de abril de 2020 se amplió el ámbito de aplicación del Fondo de Solidaridad de la Unión Europea (FSUE) con el fin de dar cobertura a las emergencias graves de salud pública.

La financiación del FSUE complementará los esfuerzos de los países afectados y cubrirá una parte de su gasto público para:

  • prestar ayuda rápida a las personas a las que afecte una emergencia grave de salud pública por COVID-19 (incluida atención médica) 
  • proteger a la población frente a los riesgos asociados, ya sea mediante la prevención, el seguimiento o el control de la propagación de la enfermedad, la lucha contra los riesgos graves para la salud pública o la mitigación de su impacto.

En cuanto a los costes que cubre el fondo, se trata de todo tipo de asistencia a la población (medidas médicas, sanitarias y de protección civil) y cualquier medida adoptada para contener la enfermedad. En concreto:

  • atención médica (incluidos los medicamentos, los equipos y productos sanitarios, la asistencia sanitaria y las infraestructuras de protección civil) 
  • análisis de laboratorio 
  • medidas extraordinarias de asistencia sanitaria y atención médica para COVID-19 que conlleven costes adicionales 
  • equipos de protección individual (EPI) 
  • asistencia especial a la población, en particular a grupos vulnerables (personas de edad avanzada o con problemas de salud, embarazadas, familias monoparentales, etc.) 
  • ayudas especiales para mantener la operatividad del personal sanitario y de emergencias 
  • desarrollo de vacunas o medicamentos 
  • mejora de la capacidad para planificar la preparación y comunicar al respecto 
  • mejora de la evaluación y la gestión de riesgos 
  • desinfección de edificios e instalaciones 
  • controles sanitarios, incluidos los controles en frontera 
  • todos los costes adicionales de personal generados por la epidemia.